miércoles, 5 de febrero de 2014

Si haces planes para un año, siembra arroz. Si lo haces por dos lustros, planta árboles. Si los haces para toda la vida, educa a una persona.

Pues sí, ha pasado un año desde la última publicación… Un año! Pero no he estado sembrando arroz como sabréis los que me seguís en Facebook o en Instagram He estado aprendiendo un montón, educándome (el paladar sobretodo), descubriendo recetas y técnicas, practicando, mejorando… Y es que un año da para mucho pero no suficiente para hacer todas esas cosas cuando pasas más de 12 horas fuera de casa cada día y además quieres tener un blog decente, así que el blog ahí se quedó, congelado hace un año.

Las veces que he intentado sentarme a poneros alguna de las recetas que he ido probando en este tiempo, lo abría y me daba penica de verlo… Qué fotos! Jajajaja Pero supongo que es lo que pasa cuando uno va evolucionando y su blog no, que luego lo ves ahí feuchillo al pobre.

Me he dicho que tengo dos opciones (bueno tres, pero la tercera sería dejarlo y no me da la gana).
La primera es convertirlo en un blog donde solamente haya el texto de las recetas con fotos del resultado final y lo más simple posible para poder compartir con todos mis descubrimientos reposteriles pero sin que me cueste una eternidad redactar una entrada. Lo malo es que perdería un poco la gracia de un blog, no?
La segunda es hacerle un lavado general, quitarle las legañas, ponerlo más guapo, peinarlo y perfumarlo para que yo misma piense que tengo aquí algo que hay que cuidar y mimar. De momento para ver si eso funcionaría, me he apuntado a un curso de diseño y en cuanto le vaya cogiendo el tranquillo a las herramientas, iréis viendo cambios por aquí, poquito a poquito, pero evolucionando. Luego ya veremos si me quedo con la primera opción pero con un blog con la cara limpia o si me lanzo a lo grande, me organizo como una persona normal y os avasallo con entradas mensuales o (quién dijo miedo?) semanales.

Para empezar a ponerme las pilas os prometo este fin de semana una publicación especial, dedicada a una persona fantástica con la que este año he aprendido lo indecible y una receta mmmm... ¿Quién será? Se aceptan apuestas ;)


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Muchas gracias por la visita y tu comentario.